Saltar al contenido

Nos vamos a Pamplona

Es una ciudad con mucho por recorrer, de hermosos monumentos como su impresionante muralla, su divina gastronomía y un ambiente agradable que te recibe como si estuvieras volviendo a casa. La capital navarra es para disfrutarla mínimo aunque sean dos días o un fin de semana. Es recomendable adquirir la Pamplona – Iruña Card, cuesta alrededor de un euro y le da acceso a descuentos en visitas guiadas, museos y hasta en algunos hoteles y comercios.

Lugares que no se pueden dejar de visitar

Necesitaría de mucho tiempo para recorrer sus calles y sitios de interés, pero hay algunos lugares que no puede dejar de ver:

La plaza del castillo: en la ciudad la mayor parte de los caminos llevan hasta ella. Es un espacio abierto porticado con un kiosko central, el patio está rodeado de hermosos y elegantes edificios que datan del siglo XVIII. Es el lugar perfecto para comenzar el recorrido después de un delicioso desayuno y para terminar el día también, la plaza está colmada de bares y restaurantes.

Catedral de Pamplona: está hecha en varios estilos pero predominan el gótico y neoclásico. En ella están los sepulcros reales de Carlos III de Navarra y Leonor de Castilla, su claustro es calificado como uno de los más preciosos de su tipo. Las mañanas constituyen el mejor momento para visitarlo, sobre todo alrededor de las once, que es cuando se hace la visita a la torre. Las vistas de la ciudad desde lo alto del campanario son alucinantes.

Ayuntamiento de Pamplona: su fachada es de corte barroco y tiene colores muy vivos, se encuentra al lado de la oficina de turismo en la Plaza Consistorial; no lo pareciera pero esta plaza tiene capacidad de albergar 12.500 personas. Tiene muy buen ambiente durante todo el día.

Calles del centro histórico: cualquier momento es ideal para visitarlo, olvídese del mapa y recórralo a placer, déjese llevar por los exquisitos olores de su gastronomía y saboréelos en algún café o restaurante. Una magnífica hora para disfrutar de un café o té es al atardecer, cuando el sol se cuela entre sus edificios creando estampas y todo parece cubierto de dorado. Ya por terminar vaya por la calle Redín, sus casitas bajas de arquitectura típica navarra son preciosas y finalice su día con una grandiosa cena en la Plaza del Castillo.

Si su coche ya no está en condiciones de hacer viajes no se preocupe, Pamplona siempre estará esperándolo. Vender su vehículo puede ser la mejor opción si está muy deteriorado y en la web cochesparadesguace.com solo tiene que llenar la solicitud para que le ofrezcan una tasación gratuita. Ese dinero podría servirle para la inicial de otro automóvil y planear una fenomenal escapa a esa maravillosa ciudad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies