Saltar al contenido

Viajes a Brasil: turismo y fútbol

Los viajes a Brasil forman parte de los productos más vendidos por la industria turística. En parte, esto es así porque viajes a Brasil hay para todos los gustos y, especialmente, para los amantes del fútbol. (Vuelos e info sobre otros datos relacionados con Brasil acá).

 

Fútbol, emblema brasileño

Desde playas con arenas blancas y mares transparentes, con mujeres y con hombres hermosos, hasta montañas y selvas amazónicas, además de una gastronomía sumamente original, el carnaval y la música con tambores, el Cristo Redentor  y, sobre todo, la samba

Entre tantos símbolos de Brasil, hay uno que se ubica por encima de todos ellos y hace distinguir a este país del resto del mundo: el fútbol.

Ya sea que se trate de un aficionado a ese deporte o de alguien que alguna vez se haya quedado parado eternas horas frente a un televisor para disfrutar de un partido de un Mundial, todos ha visto a un equipo vistiendo una camiseta con los colores amarillo y verde, camiseta que les sirvió a los brasileños para hacer historia y para dar a conocer su cultura, dándole ánimo a más de una persona a viajar hasta acá.

Por este motivo, el fútbol es un atractivo que sobresale si querés conocer el país carioca, el más grande de Sudamérica.

¿Cómo olvidar a futbolistas como Pelé, Zico, Garrincha, Ronaldo, Ronaldinho o más recientemente a Neymar? Aunque pertenecen a distintas épocas, todos tuvieron algo en común: surgieron de las categorías inferiores de clubes de su país.

De este modo, los miles de seguidores que coparon (y todavía hoy en día lo hacen) los diferentes estadios de Brasil, han podido disfrutar de ellos en vivo y en directo y se deleitaron con esos talentosos jugadores que dieron de qué hablar en el mundo entero.

Viajes a Brasil: Fútbol y turismo van de la misma mano

Si bien es cierto que un turista puede trasladarse a Río de Janeiro para disfrutar solamente de playas, de caipirinhas y llevarse una foto con el Cristo Redentor, lo cierto es que, en Brasil, puede aprovechar muchísimos encantos más.

Por ejemplo, un turista puede visitar el estadio Maracaná, ese espacio mítico en el que jugaron los mejores futbolistas de la historia y en el que Brasil perdió la final del Mundial en 1950 ante Uruguay, en lo que quedó registrado como el maracanazo.

Se trata del estadio más grande del Brasil y fue el más grande del mundo durante mucho tiempo. A su vez, fue sede de de las Copas del Mundo de Fútbol, como dijimos, en 1950, y también en 2014, y en ambas ocasiones fue sede de las finales que definieron el título. Su dirección es Rua Professor Eurico Rabelo, s/nº, portão 18, Maracanã.

Además, en Belo Horizonte, la capital de Minas Gerais, se puede visitar las instalaciones de Cruzeiro (fundado en 1921) y Atlético Mineiro (fundado en 1908), dos de los principales clubes de fútbol del país.

Esta experiencia tiene su réplica en São Paulo, donde se encuentra el homónimo São Paulo Futebol Clube (fundado en 1930) y el Palmeiras (fundado en 1914). A su vez, en Porto Alegre, se puede visitar Gremio (fundado en 1903) e Internacional (fundado en 1904).

Abrimos un paréntesis, para tener una referencia con respecto a los años de fundación de los clubes: los míticos Boca y River Plate, vecinos argentinos, se fundaron, respectivamente, en 1905 y 1901.

Fútbol como patrimonio cultural del Brasil

Ahora bien, independientemente de que se quiera disfrutar de partidos icónicos, ver a jugadores estrella en la cancha o se quiera aprovechar la oportunidad para conocer estadios, el fútbol, más que un deporte, es otro ámbito que invita a miles de personas a visitar el país carioca, tal como ocurre en ciudades europeas como Madrid, Manchester, Múnich y Napoli, donde el balón está estrechamente ligado a sus habitantes y a sus culturas, como Pelé es emblema del Santos (Sao Paulo) o Maracaná con Río de Janeiro.

De hecho, el fútbol es el deporte más practicado en el Brasil. Cuenta con treinta millones de practicantes (aproximadamente el 16% de la población total del país), 800 clubes y 11 mil futbolistas federados.

Se trata de una tradición introducida por Charles Miller, un joven brasileño de padres escoceses que, después de viajar a Inglaterra, considerada la cuna de este deporte, llevó consigo dos pelotas e intentó convertir a la comunidad de expatriados británicos de la ciudad de São Paulo. Y así surgió el primer club de fútbol de este país.

El fútbol se convirtió rápidamente en una pasión para los brasileños, que habitualmente se refieren a su país como “la tierra del fútbol”, epíteto que, más allá del origen foráneo del deporte, le hace total justicia.

De acuerdo con un estudio realizado por la Fundación Getulio Vargas, el fútbol mueve 16 mil millones dólares por año acá.

Como muchos saben, la selección nacional ha ganado cinco veces el mundial de fútbol, lo cual la convierte en el equipo con más títulos conseguidos, siendo además el único país que se ha clasificado para todos los mundiales disputados históricamente.

El delantero Pelé, tricampeón mundial y dos veces campeón de la Copa Libertadores y la Copa Intercontinental, fue elegido oficialmente como el mejor futbolista del siglo XX por la FIFA. Otros jugadores destacados han sido Djalma Santos, Nilton Santos, Carlos Alberto, Júnior, Cafú y Roberto Carlos, Didí, Rivelino, Sócrates, Falcão, Zico y Rivaldo, y los delanteros Leônidas da Silva, Garrincha, Romário, Bebeto, Ronaldo, Adriano, Robinho, Kaká, Ronaldinho y Neymar Jr., así como Marta en el equipo femenino.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies