Saltar al contenido

No se trata de privacidad, es tú seguridad: La caja fuerte de seguridad

Al hablar de cajas fuertes o cajas de seguridad, las expectativas suelen ser muy generales y concurrentes tales como lo son, que tenga resistencia al ataque, que realmente otorgue y genere privacidad, custodia y que resista y proteja a tus bienes allí guardados o refugiados, del fuego.

Resulta completamente válido y necesario señalar, en este momento, que en España tenemos grandiosos fabricantes, del más alto nivel, que realizan modelos certificados para establecimientos obligados de seguridad, según lo establecido en nuestra Ley de Seguridad Privada y en los conocidos modelos certificados para viviendas, comercios y cualquier tipo de oficina en general, por lo que te hacemos saber que no, no te preocupes de más, no hace falta buscar fuera de España.

Te hacemos saber que una caja fuerte de seguridad debe contar, como mínimo y por cuestión de estándar, con ciertas características que te den tranquilidad y hagan saber que si se trata de una buena. Debe ser un compartimiento de seguridad, viéndolo desde el enfoque de resistencia física contra cualquier tipo de ataques violentos, y debe disponer de un sistema de cerradura supuesto e ideado para que entonces, su apertura, sea absolutamente difícil e incluso aparentemente imposible para las personas no autorizadas.

Ten siempre en mente que lo que se busca es incrementar la seguridad y sobre todo, la protección (palabra clave) de tus bienes de valor que introducirías y guardarías ahí en un futuro. Las características antes mencionadas son las mínimas que debes cerciorarte de que cumpla la caja fuerte de seguridad que tengas en la mira, pues al no pillarle bien y disminuir este estándar, solamente estarás adquiriendo un producto ineficaz que no te garantizará la protección que requieres y buscas.

Sin embargo, si tu caso es que quieres exceder ese estándar, por cualquier razón, te indicamos que, si, por supuesto, se puede aumentar la protección. ¿De qué manera? aumentando los espesores de la envolvente (que sería el cuerpo de la caja fuerte), reemplazando los bulones de cierre por unos mejores, haciendo mayor el espesor de la puerta y, también, aumentando la seguridad con los conocidos delatores interiores, que son aquellos que saltan cuando se produce cualquier ataque violento, ya sea sobre la puerta o sobre su cerradura.

Algunos factores que debes tener en cuenta para así tener la certeza de que lo que estás adquiriendo es, realmente, una caja fuerte de seguridad que te brindará protección, y no una pérdida de dinero, es que, por ejemplo, la caja debe pesar más de 100 Kg, y deberá estar anclada al suelo o a la pared. Igualmente, la parte frontal debe tener una buena resistencia.

Ahora, hablemos de la cerradura. Es un asunto vital, pues de nada te serviría tener la caja fuerte de seguridad más grande, pesada y costosa si su sistema de cerradura de apertura es fácilmente saboteable. Por lo tanto, te sugerimos adherirte a las cerraduras que estén certificadas bajo la normativa EN1300 en su grado II, que no te fíes de cajas fuertes de seguridad que cuesten menos de 800 euros y te recomendamos, entonces, marcas como Tecnosicureza, Kaba, LaGard, Sargent, Spider y Cawi.

Por lo tanto, resumimos lo que debes tener en cuenta: La caja fuerte de seguridad debe permitirte programar códigos de acceso de 6 dígitos, debe disponer de código mánager + segundo código de usuario, debe incluir un detector de baterías bajas, un sistema de apertura retardada de 1 a 99 minutos, un sistema de protección contra manipulación y, finalmente, un bloqueo de 5 minutos si se diera el caso de introducir, en 4 oportunidades, códigos erróneos.

Cerrajeros de calidad en Valencia

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies